h1

Muchos de nosotros sabemos que podemos donar sangre, pero también es posible donar el tejido que la produce: la médula ósea. La médula ósea es el tejido blando y gelatinoso que se encuentra en el interior hueco de ciertos huesos. Es el hogar de las 'células madre' de la sangre, los progenitores hematopoyéticos. La parte celular de la sangre está formada por los glóbulos rojos, que transportar el oxígeno, los leucocitos que combaten las infecciones y las plaquetas que ayudan a detener el sangrado. Las células madre producen todas estas células, que son liberadas en el torrente sanguíneo a través de los tejidos y de las venas que rodean al hueso.

En el caso de que la médula ósea del paciente no puede funcionar correctamente debido a una enfermedad (como la leucemia), un trasplante de progenitores hematopoyéticos, resulta esencial para su supervivencia. Puede encontrarse un donante compatible dentro de la familia del paciente en una cuarta parte de los casos, solamente. Para el resto de los pacientes, se necesita buscar donantes voluntarios compatibles. Pero la compatibilidad entre personas no emparentadas es muy difícil de encontrar, por lo que se recurre a una red internacional de registros de médula ósea.
En España, el registro se llama REDMO, lo gestiona la Fundación Carreras y, con sus numerosos Centros de Donantes (como el Centro de Transfusión de Galicia), es responsable de la información, las pruebas y el registro de los donantes de sangre que se presenten voluntarios para convertirse en donantes de médula ósea, o de cualquier otra persona que sin ser donante de sangre lo desee y cumpla los requisitos necesarios. También realiza las búsquedas en todo el mundo para encontrar al donante de médula adecuado.
Para unirse al REDMO, usted debe tener entre 18 y 40 años y cumplir los criterios de aceptabilidad como donante de sangre, aunque no es imprescindible que lo sea.
Puede unirse al donar sangre, en cuyo caso se tomará una muestra adicional para que su tipo de tejido pueda ser identificado. Sus datos se pondrán en un registro informatizado y confidencial del REDMO y cuando se produzca una coincidencia potencial con un paciente, se le pedirá que suministre muestras de sangre adicionales para hacer un análisis más extenso. En ese momento, ya hay una posibilidad entre 10 de ser seleccionado.
Existen dos maneras de donar. Se puede donar médula ósea mediante la extracción de las células madre desde el hueso de la cadera, utilizando una aguja y una jeringa bajo anestesia general. También se pueden donar progenitores hematopoyéticos desde la sangre periférica. Para ello, unos días antes de la donación se inyecta un medicamento que aumenta considerablemente el número de células madre en la sangre circulante del donante. Estas células pueden donarse mediante citaféresis, un procedimiento que no necesita anestesia general. Una máquina recoge los progenitores hematopoyéticos y devuelve la sangre al cuerpo a través de una vena del otro brazo. Todo el proceso se realizaría en el hospital de referencia, lo más próximo a su lugar de residencia e implicaría algún tiempo y desplazamientos.
Ambos procesos son muy seguros, aunque ningún procedimiento médico está completamente exento de riesgos. Aparte de algunas molestias temporales, ambos procedimientos son relativamente indoloros para los donantes. Non obstante, saber que, posiblemente, se sea la única persona con capacidad para ayudar a vivir a otra, que ni se conoce ni se va a conocer, suele compensar las molestias.
(Adaptado de la información del BBMR http://www.nhsbt.nhs.uk/bonemarrow/ )